Esguince de tobillo. Caso clínico I

Hoy comenzamos con una nueva sección en el blog donde explicaremos algún caso clínico y su evolución. De esta manera intentamos acercarte más al mundo de la fisioterapia. Para que puedas conocer el trabajo que realizamos en la clínica día a día. Si estás interesado en alguna patología en concreto puedes dejarnos un comentario. Hoy vamos a hablar del esguince de tobillo. Una patología muy común entre todos, pero que no siempre se recupera de la manera correcta. Tan importante es el tratamiento que se realiza en las primeras fases, como el posterior, fuera ya de la camilla.

Esguince de tobillo

HISTORIA CLÍNICA:

Paciente joven (de 16 años) que practica fútbol sala. Ningún antecedente ni alergia reconocida. La lesión tuvo lugar el domingo 19 de enero, en una carrera el pie izquierdo se le queda “pegado” a la pista y se cae.

Tras la lesión acude al servicio de urgencias, donde le realizan una placa. Descartan que haya cualquier tipo de fractura(muy importante este primer paso en este tipo de lesiones). Después de realizarle un vendaje compresivo le pautan reposo durante 3 semanas con dos muletas.

El lunes 20 de enero se pone en contacto con nosotras, nos explica lo que pasó y nos da una fecha, el 15 de febrero tienen uno de los partidos más importantes de la temporada… ¿llegaremos a tiempo? Le explicamos que el tiempo es bastante justo, de todas maneras vamos a ir viendo como evoluciona la lesión y según vaya respondiendo decidiremos.

EXPLORACIÓN:

Miércoles 22 del mismo mes llega a la consulta, el pie presenta este aspecto:

Tiene bastante impotencia funcional en casi todos los rangos de movimiento. Dolor a la movilidad pasiva y activa de la flexión dorsal, la inversión y la eversión. No se aprecia mucho edema, pero sí bastante hematoma. Dolor al apoyar.

TRATAMIENTO:

Decidimos realizar una primera sesión de terapia manual y el método INDIBA (con la opción de la neuromodulación al ser una fase tan aguda). Con ello podremos llegar a aplicar el 100 por cien de la corriente sin llegar a general gran cantidad de calor.

Al finalizar la sesión realizamos un nuevo vendaje funcional (para evitar que se mueva el tobillo) y compresivo para ayudar a drenar. Recomendamos que siga con las dos muletas, pero que vaya poco a poco descargando más peso sobre ese pie según se lo permita el dolor.

Nos volveremos a ver la semana que viene, decidimos hacer un plan de tratamiento donde nos veremos dos veces por semana. Dependiendo del tipo de esguince de tobillo se podrían espaciar más o menos las sesiones.

La siguiente semana continuamos en la misma línea de tratamiento, ya se empiezan a ver los resultados, el hematoma va despareciendo, ya no existe tanto dolor a la movilidad activa y después de 3 sesiones ya camina sin ningún tipo de ayuda y sin dolor.

 

Tercera semana de tratamiento, continuamos con el trabajo que estábamos realizando con la INDIBA. Además añadimos unas microcorrientes en la zona del ligamento que es donde permanece el dolor a la palpación.

Comenzamos con el trabajo de propiocepción para esguince de tobillo, ejercicios sencillos, como realizar punteras talones, estabilidad a la pata coja, etc Parecen muy fáciles, pero es muy importante comenzar a realizarlos en cuanto el dolor nos lo permita. Como la evolución es bastante favorable esta semana vamos a probar en los entrenamientos a correr y a empezar con el balón. El primer día le recomendamos una toma de contacto suave, con ejercicios de conducción de balón, pases de interior, carrera a un ritmo continuo cambiando de dirección, etc  realizamos un vendaje con el kinesiotape (las famosas bandas de colores) para ayudarnos a evitar el movimiento de inversión, que es el gesto que le provocó el esguince.

Llega la cuarta semana, la evolución sigue siendo bastante favorable. Ha realizado el trabajo de carrera y con el balón sin ningún tipo de dolor. Pudo participar en algunos ejercicios de los entrenamientos y no hubo ningún tipo de repercusión sobre el pie. El objetivo está cada vez más cerca.

Seguimos con el trabajo en camilla, pero cada día vamos dedicando más tiempo a “poner a prueba al tobillo” como puedes ver a continuación:

Conseguimos que esta semana realice los entrenamientos completos con el equipo, siempre con un vendaje funcional que nos proteja. En estas primeras fases es imprescindible. Según vayamos avanzando hay que ir cada vez quitando más la fijación. Tenemos que conseguir poder realizar los entrenamientos primero y luego los partidos sin ningún tipo de sujeción.

Las sensaciones son buenas durante todos los entrenamientos y aunque sabe que conlleva ciertos riesgos decide jugar el fin de semana, era uno de los partidos más importantes de la temporada. ¡¡OBJETIVO CONSEGUIDO!!

Aunque hayamos conseguido llegar al día marcado, todavía nos queda trabajo para conseguir que el tobillo esté al 100%, seguiremos trabajando.

Gracias a la buena predisposición de nuestra paciente conseguimos llegar al día marcado, no siempre ocurre así. Cada lesión necesita un tiempo de recuperación diferente dependiendo de cada uno.

Esperamos que te haya gustado esta nueva entrada y que puedas así conocer las partes menos conocidas del tratamiento de fisioterapia. Ya sabes que en Hélycis, tu salud, es nuestra prioridad. Si tienes cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

 

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario