Lesiones del tendón de Aquiles

Nuestro cuerpo a pesar de ser una estructura bien diseñada y muy fuerte pude sufrir ciertas alteraciones debido a las actividades del día a día y el deporte.  Hoy nos centraremos en el tendón de Aquiles. Seguramente sabrás donde se encuentra y seguro que habrás oído hablar de las distintas lesiones, pero hoy vamos a profundizar un poco más en este tendón, para que conozcas todo lo que necesitas saber.

LESIONES EN EL TENDÓN DE AQUILES

¿Qué es el tendón de Aquiles?

Es el tendón que “comunica” el músculo de la pantorrilla (tríceps sural formado por gemelos y soleo) con el hueso del talón (calcáneo). Es un cordón de tejido fibroso gracias al cual podemos mover el pie, saltar, correr y caminar. Es el tendón más grande y más fuerte que tenemos en el cuerpo. De ahí que pueda  soportar tanta tensión generada por el movimiento y pueda soportar el peso del cuerpo.  A pesar de ser tan resistente debido a la carga tan fuerte que soporta de continuo y su limitado suministro de sangre puede llegar a lesionarse.

¿Qué tipo de lesiones puede sufrir el tendón de Aquiles?

  • Tendinitis/tendinosis:

Inflamación y /o engrosamiento del tendón de Aquiles. Puede ser por un desgaste gradual por un esfuerzo repetitivo o de aparición repentina.

  • Bursitis:

Las bursas son un saco de líquido que amortigua el roce con el hueso. En el caso del Aquiles existen dos. Una superficial situada entre la piel y el Aquiles y una más profunda llamada retrocalcánea situada entre el Aquiles  y calcáneo. Una bursitis es una inflamación de esa bolsa. Los síntomas habituales son inflamación, hinchazón, calor y dolor a la palpación.

  • Rotura:

El tendón se rompe causando un dolor muy fuerte y una incapacidad funcional. Son lesiones menos comunes. Si es completa la única solución es la reparación quirúrgica.

¿Qué síntomas producen las lesiones de Aquiles?

Nos centraremos en hablar de las tendinosis que son las más comunes que ocurren.

Causan con dolor, engrosamiento y rigidez del tendón. Suelen ocurrir por un traumatismo directo o un sobresfuerzo.

¿Cuál es el tratamiento?

Salvo las roturas completas del Aquiles que la única manera de reparación del mismo es la cirugía el resto de lesiones pueden solucionarse con la fisioterapia.

Existen distintas técnicas según el estado del mismo. Todas ellas irán enfocadas a disminuir la inflamación y el dolor de la zona. Intentando mejorar la elasticidad y fuerza del mismo.

En fases más agudas comenzaremos con tratamientos de electrotermoterapia o diatermia para reducir el dolor y la inflamación. Debemos también trabajar gemelos y soleo para reducir la tensión. Si esa musculatura está muy tensa traccionará del tendón, haciendo que se inflame. Aunque estemos en una fase aguda no debemos inmovilizar al completo el tendón. Ya que eso debilitaría aún más el mismo. Se debe controlar la carga que le damos al tendón, pero no limitarla al completo. De esta manera ayudaremos  a potenciarlo y recuperarlo antes.

Según vaya mejorando la sintomatología del tendón podremos ir aumentando la carga y realizando ejercicios más exigentes para el tendón. Siempre se debe seguir las pautas del fisioterapeuta. Si damos una carga de trabajo al tendón excesiva antes de tiempo hará que retrocedamos en el proceso de recuperación.

 

Esperamos que esta entrada te sirva como guía para poder identificar una lesión en el tendón de Aquiles. Así podrás  recurrir a un profesional sanitario cuanto antes y de esta manera solucionar esta patología lo antes posible. Cualquier duda o consulta puedes contactar con nosotras a través de la web o en el número 654639769. ¡¡Estaremos encantadas de ayudarte!!

 

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario